Noticias • ARGENTINA

Red Alimentaria 25 años, un propósito claro: crear puentes entre empresas del sector agroalimentario

Este mes de septiembre  Red Alimentaria y Revista AmeriCarne están cumpliendo 25 años,  compartimos un editorial de su directora Devora Dorensztein.

  • 05/09/2022 • 00:00

Cuando se tiene un sueño y una convicción de cómo llevarlo a la realidad, el resultado no es otro que verlo concretado en la práctica. Esto es lo que sucedió con Red Alimentaria, cuando en el año 1997 Devora Dorensztein comenzó a dar forma a su idea de llevar a cabo un emprendimiento comunicacional. Su propósito era muy claro: “Crear puentes entre empresas del sector agroalimentario, ser conectores, generar sensibilización a las mejoras, al cambio, a la inclusión, a la valorización del consumidor como destinatario de todo el movimiento agroalimentario”, afirma y asegura que ese “fue el motor de todos estos 25 años” que hoy se están cumpliendo desde aquel sueño. 

Muy pronto se creó una comunidad colaborativa, con compromisos y con valores en común. “Estamos constituidos en una intersección entre organismos públicos, privados, académicos, organizadores de eventos, instituciones gremiales y empresarias”, dice Devora. 

Al mismo tiempo que nacía Red Alimentaria, y en la búsqueda de realizar un medio de comunicación dirigido a un sector específico, también tomaba forma la revista que en sus inicios se llamó Carnes y Mercados, para luego ser hasta la actualidad AmeriCarne. “En el año 1997 recién había llegado internet a la Argentina, entonces escribí en el buscador la palabra “carnes” y la búsqueda dio cero, por lo que vi que allí había una oportunidad de empezar a “ponerle glamour a las carnes”, como lo definí en aquel momento”, recuerda la directora de Red Alimentaria, quien se vio sorprendida en aquel momento al enterarse de que “es un sector con más de 58 sub-rubros, donde el 98% no se automatiza. Nos importaba trabajar en un mercado que involucre al capital humano y que no sea sustituido por la automatización”. 

Los primeros años avanzaron junto a su socio fundador Sergio Beresovsky, quien tenía experiencia dentro de la industria cárnica. Sabiendo que estaba todo por hacerse, se propusieron trabajar para toda la región. “La idea fue ser especialistas en el sector de carne vacuna”. Pero, como los sueños se potencian cuando se van concretando y dejan lugar a otros nuevos, en 2007 nace Solo Aves y Porcinos, una segunda revista para seguir creciendo en nuevos sectores, en este caso el avícola y el porcino.

Conscientes de los cambios que se fueron produciendo en toda la cadena de valor de la industria cárnica, producto de las exigencias del consumidor, a lo largo de estos años todo el equipo de Red Alimentaria “tratamos de ponernos a tono con sus necesidades y las que el contexto imponían”. Así, “hemos tenido una gran oportunidad en este recorrido que fue poner nuestra impronta, el poder dejar nuestra huella. Fuimos vanguardistas en hablar sobre inocuidad alimentaria, trazabilidad y bienestar animal, por ejemplo”. 

Con una firme creencia en el trabajo colaborativo, de triple impacto, en la sostenibilidad y en la salud organizacional, a fines de 2018 se concretó una nueva idea para “generar la oportunidad de encuentros transformacionales”, con la realización en el INTI de la primera jornada presencial de capacitación para el sector de refrigeración, la cual hoy lleva ya nueve ediciones. A partir de allí le siguieron la primera y segunda jornada Avícola “Por y para la avicultura”, hasta que la pandemia nos obligó a quedarnos adentro y así surgieron las Jornadas Virtuales. Desde marzo de 2020 se multiplicaron estas capacitaciones sumando sectores de la industria alimentaria como el de carne bovina, ingredientes, aditivos, carne porcina, Food service, hasta llegar a concretar también tres ediciones de la Jornada Alimentos

“En el medio de tanta incertidumbre, lo seguro es que el cambio no se detiene, avanzar no necesariamente significa dar un paso hacia adelante, a veces implica dar dos pasos para atrás para repensar y adaptarse al cambio” expresa Devora y reconoce la importancia de ser “parte de un sector bendecido porque en tiempos de pandemia sostuvo el trabajo y desarrolló un papel muy importante en todo el contexto global y local”. 

De esta forma, y siempre con “el deseo de estar cerca de las empresas para quienes trabajamos”, Red Alimentaria fue transitando estos 25 años. “La Red es un espacio en donde como en toda red, y por definición, nadie se cae porque todos están conectados de alguna manera. Mi rol es intentar buscar cuando algo se tensa demasiado, que se afloje. A diferencia de una estructura lineal, el concepto de Red permite que siga creciendo siempre y cuando existan personas que quieran seguir alimentándola”.


 

Cuando Devora piensa en aquel sueño que hoy lleva 25 años concretándose, no duda en decir: “Nos respaldó el propósito”. Porque tener un propósito claro es estar sosteniéndose por lo que uno quiere, desea y cree. Siempre sentí que todo estaba por hacerse”, asegura mientras revela que se siente “como una veinteañera porque en ningún momento sentí la rutina de pensar que ya no hay nada por hacer. Todos los días es pensar cómo mejorar, qué más hay por hacer. Este propósito nos devuelve vínculos muy fuertes sostenidos por el afecto y por el compromiso de trabajo”. Recordando lo hecho durante estos 25 años de Red Alimentaria y mirando el número 1 de la revista AmeriCarne, Devora comparte, con justa y merecida emoción, su sentimiento: “Me genera mucha alegría por no haberme equivocado en haber elegido este camino”.

Tiempos de agradecer 

Nadie llega a sus 25 años sin bases sólidas que hagan posible mantenerse en pie. Es así, que al momento de agradecer por este tiempo de celebración, Devora Dorensztein nombra en primer lugar a “la educación que recibí de mis padres y mis abuelos, quienes me enseñaron el concepto de Red”. A su vez, suma al reconocimiento a sus hijos Ariel, Tamara e Eitan Benzaquen “quienes pudieron conectar desde su lugar y su impronta su aporte a la hermosa vivencia de construir empresa viva y dinámica”.

Con la visión de generar un vínculo colaborativo, en el ámbito laboral se fueron cosechando relaciones que perduran con el tiempo junto a universidades, asociaciones gremiales, entidades, empresas y una enorme cantidad de profesionales referentes de los distintos sectores de la industria alimentaria. A todos ellos un inmenso agradecimiento:

  • Gracias a las instituciones que acompañan desde AmeriCarne: ÚNICA, FIFRA, IPCVA, IRTA, ADIV, ADSE, GS1 Argentina.

 

  • Gracias a las instituciones que acompañan desde Avícola y Porcinos: CEPA, AAPP.

 

  • Gracias a las organizaciones feriales que acompañan como Indexport, FIAR, Messe Frankfurt, Space, Sommet d´ Elevage.

 

  • Gracias a las universidades e instituciones que acompañan: INTI, INTA, UNNE, UB, UNLZ, UCU y otras .  

 

  • Gracias a los profesionales que acompañaron y acompañan con su experiencia: Jorge Torelli, Dr. Isidro Molfese, Ing. Irma Rua, la Dra. Gladys Rebak, Mariana Sánchez, Roxana Saravia, Marcela Leal, Sergio Vaudagna, Ricardo Diab, Fabián Natalini, Natalia Porta, Daniel Urcía, Germán Manzano, Roberto Domenech, entre tantos otros nombres y apellidos que tienen identidad real, no virtual. 

 

  • Gracias a las empresas que nos acompañan desde el número uno de cada edición de AmeriCarne y de Solo Aves y Porcinos: Damiani D’Alleva, frigorífico Rafaela, VMC, Farmesa, Jarvis.

 

  • Gracias a cada una de las empresas que se fueron sumando a lo largo de estos 25 años.

 

  • Y un agradecimiento especial a todo el equipo de Red Alimentaria que supo amarrar ante las tormentas y soltar cuando los vientos a favor nos acompañaron.

 

Red Alimentaria en cifras

Revista AmeriCarne: 150 ediciones
Revista Solo Aves y Porcinos: 97 ediciones
Sitios web: 4
Jornadas Técnicas: 49
Horas de transmisión de capacitación: 26000 hs.
Frig en Acción: 3
Boutique de la carne: 1
Concurso CARNE ARTE: 1
Jornada Alimentos: 3
Giras Técnicas: 84
Miembros activos de Red Alimentaria: 91140